Una idea
Un proyecto
Un producto

“La disputa entre el hombre y la naturaleza se inició probablemente en Asia Menor, hace unos diez mil años. El hombre del neolítico sintió la necesidad de dominar su hábitat en lugar de convivir armoniosamente con él. Bastó que inventara el fuego para desencadenar, entre otros problemas, el de la erosión del suelo y el de la contaminación del aire. Abandonó su vida nómada, destruyó bosques para cultivar la tierra y cazó animales a gran escala. Las consecuencias del antagonismo entre el ser humano y el medio físico son hoy patentes, producto de un modelo de comportamiento egocéntrico, con tendencia al dominio absoluto de la naturaleza, desprovisto de la percepción consciente de sus limitaciones, y de las secuelas que generan actitudes irresponsables marcadas por la extracción desenfrenada y la especulación sin límites. Actualmente, la economía parece atrapada en un sistema en el cual todo, favorece un modelo lineal de producción y consumo.

El clásico esquema lineal, según el cual se desarrollan etapas sucesivas de extracción, procesamiento, utilización y eliminación de productos y materiales, esto no solo no es sostenible de modo indefinido, sino que además plantea el agravante de que, durante el proceso, se originan residuos y subproductos susceptibles de ser retornados al circuito productivo o al ciclo natural, pero que, en cambio, son despreciados y destinados a su eliminación por incineración, destrucción o depósito en vertederos. La Economía Circular constituye la antítesis del modelo lineal. Es, conceptualmente, un modelo “holístico”, “restaurador” y “regenerativo”. Propicia que productos, componentes y materiales mantengan su valor y su utilidad de modo permanente a lo largo de todo el ciclo de producción y uso. Genera indiscutibles ventajas ambientales, beneficios sociales y valor añadido.”*

ECONOMIA CIRCULAR Y SOSTENIBILIDAD, Mauricio Espaliat Canu

En ocasiones, necesitamos ordenar nuestro pensamiento. Y a veces, las reflexiones ajenas nos ayudan a poner el foco en lo fundamental. Utilizamos como introducción un fragmento del ensayo Economía Circular y Sostenibilidad, para ilustrar de forma sencilla y valiosa nuestra apuesta presente desde DOTORE hacia este concepto, el de la economía circular.

Una preocupación que ya se nos planteaba en el origen mismo de DOTORE. Si partimos de la idea de que el diseño es un proceso de creación, y, por lo tanto, una oportunidad para actuar en el entorno a través de las cosas, y dejar una huella, ¿cómo minimizar el impacto de esa huella?

La respuesta es evidente, de la mano de la economía circular. Por eso, con el proyecto DOTORE, nos propusimos hacer nuestro el empeño de pensar y repensar cada detalle constructivo, al servicio de una meta:

redescubrir lo ESENCIAL
en cada pieza y su diseño

Evitar lo superfluo y ralentizar el impacto de la huella medioambiental de los productos diseñados. Y para lograrlo, aplicaríamos este mismo criterio de esencialidad a cada aspecto del DISEÑO. El aspecto formal se resolvería de manera ELEMENTAL, sencilla, y quedaría supeditado al aspecto funcional de su diseño, el que determinaría su SOLIDEZ ESTRUCTURAL y su ERGONOMIA.

Y los materiales elegidos se caracterizarían por su SOSTENIBILIDAD y PERDURABILIDAD, posibilitando su posterior reciclado. Y de esta manera podríamos contribuir al objetivo mismo de la economía circular, que busca dar respuesta a los múltiples retos medioambientales a los que se enfrenta la Tierra.

Desde el proyecto DOTORE, hemos buscado convertir en realidad nuestro propósito inicial de aportar una filosofía de lo esencial y de lo sostenible que caracterizara a nuestros productos. Para esta tarea hemos contado con el diseñador Javier Uriarte Ayo, quien ha materializado el proyecto para la presentación de nuestro primer producto para el mercado, la colección BAST SYSTEM.

El diseño del sistema BAST SYSTEM se ciñe a la aplicación de la filosofía de la marca, la búsqueda de lo esencial, en cada uno de los diferentes aspectos que lo conforman:

La forma de las piezas diseñadas de la colección BAST SYSTEM, responde a ese criterio de esencialidad. Se trata de formas básicas, geométricas, lineales y precisas, las que, a partir de un módulo y su repetición, componen diferentes estructuras como un engranaje.

La funcionalidad del diseño de BAST SYSTEM también obedece a ese criterio. Para que el diseño funcione en su conjunto, la resolución formal del módulo original deviene del estudio exhaustivo de su uso como la pieza básica de composición. La dimensión concreta del módulo, su ergonomía, la precisión de sus vértices y aristas responde en primer lugar a una función básicamente constructiva, indispensable para un encaje exacto en la composición. Pero su diseño también responde a la necesidad de que ese mismo módulo resulte funcionalmente versátil y posibilite otros usos, además del básico (estantería abierta), añadiendo piezas laterales, traseras, puertas o cajones.

El material principal utilizado en la construcción de BAST SYSTEM es el aluminio; un material duradero y apropiado para definir un diseño preciso y sólido. Además, puede ser reutilizado/reciclado al 100% indefinidamente, pudiendo afirmarse que tiene una vida útil prácticamente ilimitada. La tecnología y los procesos industriales utilizados, permiten desde el rigor de su diseño una definición precisa de las piezas, con una imagen liviana a la vez de sólida y resistente.

En Bast System, técnica, materiales y diseño dan como resultado un producto honesto y duradero para un futuro posible.

Javier Uriarte Ayo
(Bermeo 1958)